Adiós a cuentagotas – Rocío C. Troyón

Adiós a cuentagotas – Rocío C. Troyón

Decidís dejarte, borrarte, desaparecer, drástica, dramática, lastimosamente. Mil interrogantes llenan el vacío que dejaste, ese que siempre estuvo ahí, porque hay gente que se escapa a cuentagotas, como si ese abandono paulatino hiciera menos nociva y letal la bala en su cabeza. Y él está ahí, ausente y con la soledad en carne viva, asfixiado de angustia, con sus ojos exclamándote porqués, refugiándose en palabras sin respuestas. Y me enojo tanto con vos y con la vida, porque es injusta, porque una y otra vez nos hiere y nos recuerda lo cobardes y débiles que somos. Me enojo porque no pudiste gritar o nadie pudo escuchar aquella noche cuando aullaste enardecido de dolor. Me enojo porque no puedo en un abrazo extirparle las esquirlas de tu adiós, y porque siento que, de alguna manera, somos todos un poco culpables en esta sociedad enferma, donde lo verdaderamente importante y lo real están tan devaluados.

¡Compártelo con tus amigos!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone